5 planes para parejas en Palma de Mallorca

Palma de Mallorca - Paseo Marítimo
06-20-2016

El sol del atardecer, los barcos, el mar… son tantas las cosas que se pueden hacer en Palma de Mallorca que no hay nada mejor que ir con tu pareja y experimentar la ciudad. Te damos 5 planes y consejos que hacer en esta isla.

Alquilar y navegar

¡A quién no le gusta coger un barco y perderse en las inmensidades del mar Mediterráneo! Pues gracias a la cantidad de propuestas, puertos deportivos y costa, Palma de Mallorca es el lugar indicado para ello. Existen muchas facilidades de alquileres de barcos y yates con el fin de navegar y vivir una aventura de lo más romántica en la isla.

Centro ciudad

El centro de Palma aporta dinamismo. Sus restaurantes, comercios, arquitectura… la definen como una de las principales ciudades para vivir por su alta calidad. En lo alto del mar, la catedral es bella y ofrece una arquitectura sin igual que impresiona. Desde aquí se pueden ver las pequeñas calas y los barcos amarrados para alquilar de su club deportivo. Pasear por las calles en pareja permite descubrir las casas señoriales, los tradicionales patios, plazas como la Plaza de Cort o la Plaza Mayor.

Paseo por el castillo

Uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad es el castillo de Bellver, que es, a la vez, residencia real, cárcel y museo. Además, llama la atención de los turistas por ser el único castillo redondo del país. Situado en lo alto de una colina, sus estancias acogen el Museo de Historia de la Ciudad y ofrece bellas y buenas vistas al mar, con los barcos amarrados a punto de zarpar.  

De nuevo en las playas

Está claro que, además de paseos por la ciudad y visitas culturales, lo que más apetece hacer es bañarse en sus playas. A estas podemos acceder desde barcos, para llegar hacia las calas más recónditas, y poder fondear y bañarse en las playas cómodamente. 

Los restaurantes con estrella

En Palma de Mallorca también hay restaurantes con estrella Michelín. La mezcla de locales más asequibles y con cocina tradicional con la de otros de alto copete es lo que define a la ciudad. Acabar el día en un restaurante, tras dejar la excursión en yate, es una perfecta opción. En este caso, recomendamos el restaurante Simply Fosh, del chef Marc Fosh, que está dentro del Hotel Convent de la Missió, un edificio del siglo XVII del centro de la ciudad.