Navegar en familia en Baleares

Navegar en familia en Baleares
06-01-2016

Ventajas de navegar en familia en Baleares

La idea de disfrutar en familia puede ser algo precioso o convertirse en toda una odisea si no organizamos una escapada a medida. En las Islas Baleares, no hay nada mejor que llevar a la familia a navegar en barco para hacer algo distinto, llegar a más lugares e iniciar a los niños en la navegación. Si no dispones de un barco lo mejor es alquilarlo ya sea con o sin patrón.

Excursiones

Una de las ventajas es poder hacer una actividad diferente. Es decir, por un lado, están las excursiones en barco en familia que permiten adentrarse en lugares inusitados a los que es imposible llegar de otras maneras. Las islas nos llaman para que salgamos al mar y la familia está perfectamente entretenida. En estas excursiones podemos estar en grupo, con más personas, solos, con guías…

Divertirse

La principal meta de navegar en barco con niños es la capacidad de divertirse. Ir con niños de vacaciones no siempre es tarea fácil, de manera que tendremos que buscar nuevos incentivos para que se diviertan. Lo mejor es que pueden subir al barco desde bebés a niños y ya adolescentes que se sienten atraídos por el sol y las olas del mar y se lo pasan muy bien. Para un día, medio o varios días perdidos en el mar, el barco les encantará. 

Convivir grandes y pequeños

Cuando vamos en familiar a las Islas Baleares estamos conviviendo todos juntos. De manera que a navegar en velero pueden ir abuelos, padres y nietos. Es una experiencia, que además, fomenta la convivencia y las relaciones entre diferentes miembros de la familia.

Relax en el mar

El barco aporta relax. Dota a las personas de una libertad absoluta y, como bien dicen algunas películas, uno se convierte en el rey del mundo. El vaivén de las olas ofrece un grado de bienestar distinto. De manera que nos activa, nos da energía pero a la vez ofrece aquel relax tan necesario en nuestra estancia en las islas especialmente si estamos de vacaciones. Es positivo para los niños, quienes además de contemplar el paisaje pueden llegar a dormirse siendo algo necesario en algunas horas del día. 

El entorno, peces, flora y más

Navegar en barco en las Baleares permite también descubrir el entorno. En un ambiente puramente mediterráneo como el de estas islas hay una flora que ver y los niños pueden aprender a identificar plantas acuáticas y flores silvestres que se hallan en las cuevas y en el paisaje marino de Menorca. Por otro lado, los peces y otras especies marinas que conserva el mar son un regalo para los sentidos. En diferentes actividades desde el barco se suele explicar cuál es la fauna del lugar, un mundo maravilloso que merece ser recorrido.

Vacaciones en el mar

Las Baleares ofrecen vacaciones completas para todos. Para alquilar un barco y navegar, no hace falta ser un experto, se puede contar con la figura de un capitán que será el que tomará las riendas para que la familia pueda estar días en un yate tranquilamente. Pero si algún miembro de la familia ya sabe navegar, entonces el alquiler de yate hace que vivamos unos días en el mar, comiendo, durmiendo y llegando a rincones especiales.

Bañarse o practicar deporte

Desde el barco, se pueden hacer muchas cosas. Cuando paramos o el barco fondea, los niños pueden aprovechar este momento para bañarse en las fantásticas playas y calas de Menorca o Mallorca, o bien practicar deporte náutico sea con motos, esquí náutico, submarinismo…

Enseñar y aprender jugando

Adentrarse en el mar es mucho más que ver paisajes. Los pequeños capitanes pueden aprender muchas cosas del mundo de la navegación mientras juegan. Por un lado, están los cursos de navegación, que les dejan iniciarse en esta práctica, tanto de manera teórica como práctica. Mientras que los instrumentos del barco también les ayudan a aprender, es material distinto, y los padres deben enseñarles los nombres de cada herramienta y uso de manera lúdica. Aprenden naturaleza, animales, el ecosistema, la geología, y la geografía de forma natural sin que les cueste. 

 

Seguridad en el mar

Cuando viajamos con niños, las precauciones deben ser más importantes. La seguridad en el mar es prioritaria. Primero debemos mirar el día que hace para lanzarnos a navegar, los guías y responsables de los barcos nos aconsejarán sobre cómo está el mar y si va a llover, cuando es mejor quedarse en tierra y dejar la travesía para otro momento. Además, el barco deberá estar provisto de las medidas de seguridad necesarias, como los chalecos salvavidas y otras herramientas para ello. En todo caso, se deben respetar unas normas de específicas de navegación. 

Equipos, protección, ropa…

Cuando decidimos zarpar con nuestra familia en yate por las aguas del Mediterráneo, es importante poseer la ropa y equipos adecuados para su uso. El sol puede quemarnos, por lo que ya es de sentido común aplicar la crema solar adecuada así como proteger a los niños con gorras y gafas de sol. Es mejor ir con ropa algo impermeable porque se puede mojar y el calzado deberá ser de las mismas características. Las tiendas especializadas en equipos náuticos cuentan con los materiales más adecuados para las expediciones en el mar.

Elegir el tipo de barco

Finalmente, otra de las ventajas de ir en velero en el mar es que para familias, normalmente, al ser grupos cerrados se puede elegir el tipo de embarcación que van a utilizar para salir de ruta. Yates, embarcaciones medias, veleros… hay gusto para todos.