Navegar y disfrutar de la gastronomía Balear

Caldereta de langosta - Cocina Marinera Balear
05-30-2016

Mar, barcos y gastronomía en las Islas Baleares

Sea en lo alto de un barco, en los restaurantes de las islas o en casa, la gastronomía de la cocina balear aporta una gran riqueza de sabores, olores y color. Lo más tradicional se alía con aquello moderno para ofrecer platos distintos pero con los gustos de siempre. Si se ha decidido hacer una excursión en barco, comer en él tranquilamente, es una opción para realizar excursiones de una jornada en el mar.

Cocina marinera

A caballo entre la cocina catalana y la valenciana, es un tipo de gastronomía totalmente mediterránea. Como no podía ser de otra manera, la cocina con platos del mar es protagonista de las Islas Baleares. Pescados, mariscos y otros recorren las mesas y los barcos en un día de navegación para dar lugar a los ricos Guisat de peix y Peix sec, que sobre todo se comen en Ibiza y Formentera, o la famosa caldereta de langosta de Menorca. También es destacable el atún ibicenco o estofado de atún que suele prepararse con especias y vino blanco. Y no podemos olvidar las escupinyas, siendo el mejillón exclusivo de Menorca. Las sopas de pescado son tradicionales, de la misma manera que debemos probar el pescado típico balear, el chanquete jonquillo.
Los arroces también pueden tomarse a cubierta de un impresionante barco. Entre los mas conocidos están las recetas de arroces negro, que suelen llevar cebollas, chipirones, tomate, agua y sal.  Por su parte, las cigalas y langostas mallorquinas son excelentes.

De la huerta

Otros platos llevan productos de la huerta. Es el caso de las sopas mallorquinas que se elaboran con verduras,     o las berenjenas rellenas a la menorquina, que pueden ser tanto al horno como fritas. Normalmente, se cocinan con una capa de patatas bajo otra de berenjenas encima, cubiertas de salsa de tomate y pimientos, y luego se le puede añadir pescado o carne, según el gusto de cada comensal.

Las carnes

No todo van a ser pescados en esta cocina tan arraigada al mar. Su parte interior esconde también embutidos y carnes selectas. Es el caso del camaiot, la butifarra (botifarró) y el xolís (de origen campesino). Estos manjares pueden tomarse en un barco navegando entre islas. También se elabora el tumbet mallorquín con pollo que se hace con sanfaina, entre otros ricos ingredientes, y el cordero asado al estilo de Mahón. Otras carnes son el pollo relleno, el pavo con salsa de almendras y los pichones en salsa de castañas. También podemos comer el conejo con cebolla, pato con aceitunas, y cocas con carnes, embutidos, hortalizas y pescados, sean saladas o dulces, que se comen, normalmente, de primer plato o plato único.

Productos típicos

DO, el queso. El queso de Mahón es uno de los más conocidos de España. Tiene DO y se dice que se come desde el siglo X. Lo cierto es que está buenísimo y se emplea en diversos platos. 
Un arroz en plena alta mar, cuando estamos en un barco, sabe mejor con la sal líquida de Formentera. Es la sal más baja en sodio producida en España, y también se utiliza para todo tipo de platos. Por otra parte, entre sus salsas destacan la de es Tàperes, se trata de un condimento tradicional y sirve para aderezar, tanto pescados como carnes con la base de alcaparras que lleva esta salsa. La sobrasada es sobradamente conocida por todos aquellos que llegan a la isla. Se puede tomar en bocadillo, platos o en postres. Si es con miel, está realmente buena y presenta una calidad superior, registrada bajo la Indicación Geográfica Protegida Sobrassada de Mallorca

Un recorrido por los postres

Tras los primeros platos, degustados en nuestro yate de alquiler, damos paso a los postres. En la gastronomía balear hay una gran cantidad de ellos, pero el más tradicional es la ensaimada, comprada por miles de turistas antes de abandonar la isla. De cabello de ángel o de crema, se realiza de muchas maneras y puede encontrarse en tiendas y restaurantes en diferentes tamaños. 
A su vez, también se pueden probar los pastissets, que son pastas en forma de flor, y las orelletes, que bien tiene forma de oreja o de flor. Los carquinyols pueden encontrarse en muchas partes, pero esta pasta seca es más típica de Es Mercadal. Entre los postres también están el pastel de queso de Ibiza o los buñuelos de la misma isla. 

Las bebidas

Todo plato se merece estar bien regado de una bebida exclusiva. En el caso de las Islas Baleares. Por un lado, el vino también es de tradición, pues aunque sean menos conocidos, son producidos desde hace mucho tiempo. Por ejemplo, en Menorca se produce buen vino, distinguido por “Vino de la Tierra Isla de Menorca”, donde predominan las variedades  Chardonnay, Macabeo, Malvasía, Moscatel, Merlot, Monastrell, Syrah y Tempranillo. El vino malvasía es el más conocido, un vino con profundidad y de uva dulce que se extiende, sobre todo, por la isla de Menorca. 
Otra bebida a destacar es el licor de hierbas de la isla de Ibiza. Una bebida elaborada por los pageses que data del siglo XVII y que, tras los años, se ha perfeccionado. Se elabora con la base de alcohol etílico de vino y melaza, y de una mezcla inigualable de plantas aromática. Se suele tomas de postre a modo de digestivo.